jueves, 20 de diciembre de 2012

LA JUSTICIA ES UNA MIERDA

Intentaba poner buena cara durante la grabación de "Fuenlabreños por el mundo", mientras me apretaba un mojito tras otro no muy a escondidas de la cámara. Dije lo típico: que si esta era una isla acogedora, que sus gentes tienen tradiciones raras, pero que son entrañables, que si soy de tal equipo de fútbol... ¿que qué hecho de menos? pues mi gente, la gente de siempre, los amigos, irme de cañas... Todo ese rollo. Me costó disimular, eso sí, ciego como empezaba a ir, cuando me preguntaron que si pensaba volver.

- De momento no... Tengo asuntos, negocios que atender aquí...
- ¿Echas de menos a la familia?

Qué cabrona. Sé que eso me lo preguntó con maldad, porque a la entrevista me traje a Karla, la mulata con la que convivo casi desde que llegué, pero salí del paso.

- Echo mucho de menos a mi familia, especialmente a mi mujer, pero ya sabéis, los negocios son los negocios... Un saludo, cariño, si me estás viendo...

Se notó mucho, creo, pero confío en que mi mujer, como cualquier madrileño, no veo nunca el canal autonómico.

- ¿Y por qué decidiste venir?

Y dale. Otra vez con las preguntitas comprometedoras. Me estaba hartando la tía con su sonrisilla y su querer saberlo todo.

- Pues porque si mi dinero puede viajar a un paraíso fiscal, ¿por qué no yo? ¿eh?

La lengua se me trabó un poco, pero eché otro trago de mojito para disimular. De todas formas mi respuesta descolocó a la pizpireta periodista y se quedó unos segundos callada. Ahora no sabes que decir, ¿eh? Pues te vas a enterar... Como me has tocado demasiado los huevos durante todo el día voy a ir a por todas y a torpedearte el reportaje, lista.

- Mira, niña, entérate ya: no puedo volver a España, si regreso la gente que invirtió en mi empresa me mataría, tal vez me meterían en la cárcel por una tontería de dinero, aunque eso no lo sé porque en España la justicia es una mierda, como bien sabrás, y sólo se preocupa por joder a los empresarios que damos un poco de trabajo... Estoy en esta isla esperando que me concedan el indulto o algo, ya lo tengo hablado con el ministro, buen amigo mío... y mientras tanto paso el rato lo mejor que puedo, ¿verdad, Karla?...  Ven, que te saque la cámara... Y ahora, niña, vuelve a España y cuenta esto en vuestro programucho, vuelve y cuéntalo, niña... di lo que nos está afectando la crisis a la gente de bien, a la gente decente... ¡Ah! ¿Pero qué sabréis los jóvenes?

1 comentario:

  1. "¡Ahora vas y lo cascas!", como diría cualquiera o cualquiese

    ResponderEliminar