domingo, 14 de abril de 2013

POESÍA HERMÉTICA

Siempre me he preguntado por la utilidad de la poesía hermética: una poesía que escribo YO para MÍ MISMO y que no entiende (ni me preocupa que entienda) nadie que no sea YO... Bueno, tal vez esta poesía sea útil para ese yo tan hermético, pero ¿y para MÍ? o dicho de otro modo ¿y a MÍ qué me cuentas?

Bien, pues como todo llega y no hay charco que no pise, he decidido escribir mi primer poema hermético... ¡AJÁ! Y claro, no me ha salido, NO HE SIDO CAPAZ... pese a ello, he decidido hacer lo que hace todo buen poeta que se precie: copiar a otro (en este caso a otra) que lo haga bien, mejor que tú. Y procurar que no se note. En este caso ni siquiera me ha procurado que no se notara, ya que he copiado literalmente lo que se dijo en una performance de no hace mucho tiempo, a tal extremo llega mi pereza... 

No creo que sea necesario recordar -pero aún así lo voy a hacer- que este "poema" es obra del asesor (o de quien demonios le escriba los discursos) de María Dolores de Cospedal, una persona que no necesita presentación, esto es: una persona impresentable...

INDEMNIZACIÓN EN DIFERIDO

La indemnización que se pactó
fue una indemnización en diferido

Y como fue una indemnización indifi...
en diferido,
en forma,
efectivamente,
de simulación,
de...

simulación,
o de...
lo que hubiera sido
en diferido en partes de una...

de lo que antes era una retribución,
tenía que tener la retención
a la Seguridad Social

1 comentario:

  1. Detesto los poemas herméticos en general. Y este, en particular.

    ResponderEliminar