lunes, 27 de agosto de 2012

EL SOÑADOR, DE ERNEST JONES

Hoy hablaré de Ernest Charles Jones (1819-1869), autor británico -aunque nacido en Berlín por cuestiones familiares.

En 1845 se une al cartismo, llegando a ser uno de sus líderes en breve tiempo. Su compromiso político le llevará a prisión en 1848, donde pasa dos años acusado de pronunciar "discursos sediciosos". Se cuenta que en prisión escribe un poema épico titulado "The Revolt of Hindostan / La revuelta de Indostán" empleando su propia sangre como tinta sobre un libreto de oraciones. Cuando es por fin liberado funda un periódico de orientación cartista, justo en el periodo en el que dicho movimiento empezaba a adoptar una dirección socialista fruto de la influencia de los estudios políticos y económicos coetáneos de Karl Marx.

En su vida escribió numerosas novelas, a las que supongo todas inéditas en castellano, y diversos poemas igualmente inéditos en nuestra lengua (y que me corrijan si me equivoco)... El poema que traduzco a continuación aparece en una de sus novelas más célebres, "The painter of Florence / El pintor de Florencia", publicada en 1851:

EL SOÑADOR

La gente le tomaba por un soñador; -mas los sueños
no son sino la luz de cielos despejados:
resplandecen demasiado ante nuestros ojos desnudos
y cuando sus rayos de fulgor nos alcanzan
¡les damos la espalda y les llamamos soñadores!

¡Oh, creedme! - cada verdad que hoy
se alce grandiosa o nos apene
habiendo madurado ya su formada gloria-
¡fue llamada en sus comienzos sueño inútil!

3 comentarios:

  1. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Querido poeta, hay razón en el poema. Dos clases de soñadores: el racional que cree que no sueña, y el que tiene la cabeza llena de fantasías (éxito, fama, churris, etc).

    El más despierto es el que realmente sabe que está soñando. Y es el que más disfruta del sueño, el único realmente capacitado para relativizar, y el más apto para la acción. Pero hace falta tiempo y valor para descubrir esto que por otra parte, como todo, no es obra nuestra.

    ResponderEliminar
  3. No sabía quién era... gracias Antonio

    ResponderEliminar